Análisis: HunterX: code name T
Buen diseño de nivelesDificultad equilibradaJefes divertidos
Potencial de historia desperdiciadoDirección artistica estilo anime poco memorable e inspirada
7.5Nota Final
Jugabilidad8
Dificultad8
Diseño de niveles7
Gráficos7
Música7.5

En 2022, la desarrolladora y editora Orange Popcorn publicó HunterX, un metroidvania que resultó ser muy exigente y divertido, aunque con muchos puntos que podrían ser mejores. Fue una experiencia que analicé en su momento para la web y en cuanto me enteré de la secuela no pude evitar echarle un ojo y traeros la respectiva reseña.

HunterX: code name T llegó a Steam y Nintendo Switch en diciembre de 2023 y sigue la misma estela de su predecesor: un metroidvania con un estilo fuertemente influenciado por la animación japonesa, escenarios 2.5D vistosos con un buen arsenal de movimientos ofensivos para hacer frente a los retos. Pero… ¿Será lo suficientemente bueno como para justificar esta secuela? Acompañadme a averiguarlo. ¡A la caza!

El destino de los cazadores

En esta secuela controlamos a Taiyo, un chico que está acompañado por una extraña criatura que parece darle pistas sobre esas imágenes y sueños extraños que nuestro protagonista ve en su mente. En la ciudad parece que todo se ha ido de control y Taiyo descubre un portal que lo transporta a un mundo lleno de criaturas y demonios peligrosos.

En este sentido, HunterX: code name T no destaca en historia y narrativa, al igual que su predecesor. Te encontrarás con personajes a lo largo de tu travesía y las victorias contra algunos jefes te darán algo más de contexto, pero es claro que este juego nunca pretendió profundidad argumental. Personalmente, no creo que sea un punto tan grave como para crucificar al juego, pero si es cierto que, si quisieran, podrían crear una historia mucho más rica. Tomando en cuenta que es una secuela, se siente un poco de decepción que no apuntaran mas alto en este apartado.

Como he mencionado antes, estamos ante un metroidvania clásico: recorrerás escenarios que están interconectados, lo que permite que puedas acceder a varias zonas. Ten en cuenta que en cada área te puedes encontrar tesoros o elementos clave que te ayudarán en tu travesía de caza, esforzarte en explorar cada rincón se ve recompensado con la obtención de armas, equipos u otros elementos.

Hay ciertas partes de los escenarios que en un principio son inaccesibles, como puede ser un cofre en una plataforma muy alta, por ejemplo. Para ello, vas a tener que crecer y aprender habilidades que te permitan no sólo llegar a estas áreas, también hacer frente a los enemigos. El árbol de habilidades es lo que te permitirá aprender movimientos útiles y ventajas permanentes para salir victorioso. Además, cada que derrotes a ciertos enemigos, ganarás unos movimientos llamados Ocultos.

HunterX: code name T ha venido a refinar lo visto en su precuela

Donde veo realmente una mejora en esta secuela es en el apartado de dificultad. El primer título era duro y, en ciertos puntos, frustrante. De hecho, los desarrolladores hicieron modificaciones posteriores, nerfeando varios jefes. En HunterX: code name T se siente mucho más equilibrada la aventura y las batallas contra jefes son satisfactorias. Hay que destacar que ahora se cuenta con un selector de dificultad (Normal y Fácil), lo cual de entrada es mucho más amigable con los jugadores que no tienen mucha experiencia en este tipo de títulos.

En las ramas tempranas del árbol de habilidades adquirimos aptitudes realmente útiles que hacen la diferencia durante la partida; por ejemplo, no saben cuánto agradezco que se pueda reducir el tiempo que se tarda Taiyo en tomar una poción, son unos segundos muy valiosos. Si, en la primera entrega también estaba presente esta característica, pero habilidades pasivas realmente útiles estaban en ramas lejanas y tardabas mucho más en llegar a ellas; en la precuela se sentía un lastre y dificultad artificial. Me alegra ver mejoras de este aspecto en HunterX: code name T.

Una cacería más atractiva

En el aspecto audiovisual, HunterX: code name T conserva el diseño de personajes típico de animación japonesa; en ese sentido, no ha cambiado nada con respecto a su predecesor. Sin embargo, los escenarios son mucho más vivos y detallados que en la entrega anterior. En HunterX comenté que la música era el aspecto audiovisual más flojo del juego, pero en esta nueva entrega le han puesto un poco más de cariño. No son piezas musicales inolvidables como las de Michiru Yamane en Castlevania (por comparar con un juego del género metroidvania) pero, ciertamente, son mucho mejores a lo escuchado en el primer juego.

¿Una secuela recomendable?

HunterX: code name T resulta ser un juego más justo y equilibrado en dificultad, es por ello considero que es una secuela que vale la pena probar. No importa si no has jugado a HunterX, eso no impide que disfrutes de esta secuela si gustas de los clásicos metroidvanias. Eso si, es triste que no exista una conexión más sólida entre ambos juegos con respecto a historia y por esta razón debo ser honesta: si no jugaste la primera entrega, no gastes tu dinero en ella ahora, ve directo a la aventura de Taiyo, es una mejor experiencia de juego.

Hemos realizado este análisis en PC con un código proporcionado por Orange Popcorn