Vengeful Guardian: Moonrider es una hermosa oda a la época de los 16 bits

En la industria del videojuego hay espacio para todo tipo de géneros y los estudios indies lo aprovechan muy bien, por lo que se atreven a ofrecer diversas propuestas. Hay géneros que, en mi opinión, nunca pasan de moda y es el caso de los juegos de plataformas en 2D. El estudio brasileño JoyMasher ha creado un excelente videojuego de acción que incluso los que no son expertos en el género pueden disfrutar. Vengeful Guardian: Moonrider tiene todo el estilo y la sustancia para triunfar en el medio.

vengeful-guardian-moonrider-historia

Prepárate para la venganza

“La humanidad encuentra un héroe inesperado… En este mundo, los opresores han construido supersoldados como armas de guerra, pero sus creadores han sellado su destino al poner en línea al guerrero conocido como Moonrider. Concebido como una herramienta para defender un estado totalitario, Moonrider ha rechazado su propósito previsto, eligiendo en su lugar una batalla implacable para vengarse de sus creadores.”

Con esta cita sobre la historia del título se nos presenta Vengeful Guardian: Moonrider, un juego de acción de desplazamiento lateral en dos dimensiones y todo aderezado con unos gráficos pixel art al mas puro estilo de Shinobi o Mega Man X. Cuentas con varios movimientos para llevar a cabo tu venganza; un ataque básico con tu espada, un salto que te permite atacar con una patada y un movimiento especial.

Si corres y presionas el botón de ataque, podrás asestar un golpe más fuerte; de igual forma, si presionas el botón de salto, alcanzarás mayores distancias que con tu salto regular. Además, podrás hacer rebotes en la pared que te permitirán alcanzar otros puntos del escenario.

Con estas mecánicas podrás hacer frente a los obstáculos que te encontrarás a lo largo de ocho escenarios o stages, los cuales son muy variados y creativos; tendrás que abrirte paso a través de pinchos, saltos que debes calcular mientras un láser te apunta o llamas peligrosas que obstaculizarán tu camino. Al principio os comentaba que la acción es de desplazamiento lateral, pero hay algunos puntos donde el desplazamiento es diferente; por ejemplo, puedes ir en una motocicleta desplazándote al fondo de la pantalla o enfrentarte al típico movimiento de ascensor para llegar a un nivel superior.

Para aderezar el combate, podrás equipar chips de mejora que otorgan diversos beneficios; por ejemplo, recuperación gradual de puntos de ataque especial o reducción de daño físico. Estos chips los podrás encontrar en los escenarios, solo debes buscar un poco y te harás con ellos, no tienen pérdida. Los chips de mejora te permiten personalizar a tu vengador, por lo que puedes jugar a tu propio estilo y establecer tus propios retos.

En los escenarios te vas a encontrar enemigos comunes, jefes intermedios y un jefe final que, tras derrotarlo, otorga un nuevo ataque especial. Puedes seleccionar que escenario jugar con total libertad, al más puro estilo Mega Man; por lo tanto, aunque el juego sea lineal, tienes cierta libertad a la hora de escoger a qué quieres enfrentarte primero.

Una venganza justa

Lo más destacable de todo esto es que jugar Vengeful Guardian: Moonrider es verdaderamente satisfactorio; si, los niveles pueden ser desafiantes si no estás acostumbrado a este tipo de aventuras, pero es muy gratificante superar cada fase, cada punto del escenario. Los objetos de recuperación, tanto de puntos de armas especiales como los puntos de vida, están ubicados de forma estratégica de tal forma que no sientes injusto nadar tan lejos para morir en la orilla, como versa un popular dicho.

La dificultad de este videojuego está muy bien planteada, en mi opinión. Me encantan los juegos de plataformas al estilo Mega Man X y Vengeful Guardian: Moonrider bebe mucho de este tipo de programas; si eres un experto en este tipo de juegos te vas a sentir como pez en el agua y los jefes caerán como moscas ante ti, pero si eres una persona no tan experimentada, agradecerás la ubicación inteligente y estratégica de los objetos de recuperación.

Excelente apartado audiovisual

Hablando del aspecto gráfico, nos encontramos con un pixel art típico de la época de 16 bits, convirtiéndolo en un hermoso juego neo-retro. Como ocurre en un futuro distópico, se podría pensar que una paleta de colores predominantemente gris es aburrida, pero nada más lejos de la realidad; como los niveles son tan variados, no le faltará vida a lo que vemos en pantalla, con detalles y colores vibrantes. Se agradece la opción CRT, da una sensación de nostalgia muy bien lograda.

La música no se queda atrás; son melodías que acompañan la acción como anillo al dedo y con toques muy originales como, por ejemplo, añadir ciertas notas típicas de las melodías orientales, tal como ocurre en el escenario del prólogo. Es una delicia auditiva, algo difícil de describir en palabras. Definitivamente, es una gran experiencia que tienes que vivir jugando.

Alcanza la venganza perfecta

Vengeful Guardian: Moonrider está pensado para rejugarlo varias veces hasta que alcances la marca perfecta. Al terminar un escenario, aparecerá una tabla de rango; si eres de los más exigentes, seguro querrás seguir jugando hasta alcanzar la máxima nota. Además, el videojuego está diseñado para hacer speedruns, ya que marcará el tiempo que has empleado en terminar el nivel.

Es una forma inteligente de hacer el título rejugable, puesto que el videojuego es bastante corto. Dura entre dos y cinco horas, todo depende de tu habilidad; no olvidemos que este juego sigue la estela de la jugabilidad de antaño y probablemente tendrás que aprender a través del ensayo y error si no tienes mucha experiencia en este tipo de videojuegos. Además, como puedes encontrar los chips de mejora, invita a no dejar ningún rincón sin explorar.

Vengeful Guardian: Moonrider es una joya neo-retro

Vengeful Guardian: Moonrider es un hermoso homenaje a los títulos de la época de 16 bits y tiene todo para brillar por sí mismo. Una dificultad inteligente y un diseño de niveles creativo hacen que la experiencia de juego sea toda una delicia, perfecta para expertos y adecuada para novatos. Aunque puede que los jugadores más experimentados encuentren el juego un tanto fácil, pero a pesar de esto, creo que Vengeful Guardian: Moonrider es un título que todos aquellos fanáticos de la era retro deben probar; no os arrepentiréis, os lo aseguro.

¿Dónde puedes jugar Vengeful Guardian: Moonrider?

  • PC (Steam)
  • Nintendo Switch
  • PlayStation 4
  • PlayStation 5
  • Amazon Luna

Hemos realizado este análisis en PC con un código proporcionado por The Arcade Crew.

ANÁLISIS: Vengeful Guardian: Moonrider
Dificultad inteligenteControles que responden muy bienGráficos estilo 16 bits muy detalladosExcelente música
Se echa en falta mayor variedad de enemigos
8.4Nota Final
Gráficos9.5
Música y sonido en general8
Historia7
Gameplay9