Análisis: Observer

CUANDO OBSERVAS EL ABISMO, EL ABISMO SIEMPRE TE DEVUELVE LA MIRADA

Veamos la premisa de este Observer: System Redux. Un juego de terror, con ambientación cyberpunk dura y protagonizado por el excéntrico pero también icónico Rutger Hauer, desarrollado por Bloober Team. Pues como para perdérselo, oiga. No sé a vosotros pero a mi me lo vendieron a la primera y casi sin pestañear. De hecho, la verdad es que pocas veces me lo pusieron más fácil para comprar un juego casi a ciegas y sin apenas haberme informado antes sobre el. Aunque claro, ahora solo faltaba jugarlo… y a poder ser, disfrutarlo.


Observer

El Camino: el viaje desde un walker simulator a una aventura gráfica.

El anterior juego de los desarrolladores y editores del juego, el Layers of Fear, me había dejado algo frío y con sensaciones encontradas por tratarse de un walking simulator puro, con algunos aciertos artísticos y conceptuales, cierto, pero totalmente fiel a la fórmula imperante en este subgénero que nos limita a ir avanzando con poco más que hacer que abrir cajones, leer notas y recibir algún que otro susto programado por el camino. De hecho, para ser sincero, este era el único temor que albergaba con el juego, que fuese otro walking simulator formulista y efectista pero con cierta falta de sustancia.

Y sin embargo… Sin embargo en esta ocasión, creo que para alegría de todos, los chicos de Bloober Team han apostado por dotar al juego de algunos componentes de aventura, que sin ser demasiados ni demasiado difíciles, lo acercan mucho más al género de las aventuras gráficas en primera persona. El alma de walking simulator sigue estando en el juego pero resulta evidente que aunque mantiene alguno de los automatismos de ese subgénero han intentado explorar nuevas vías y sobre todo introducir elementos de aventura, investigación y resolución de puzles para que el jugador no se limite a ser un mero espectador la mayor parte del tiempo. Además, tratándose de un juego de terror han introducido otra destacable novedad que lo aleja también de los walking simulator al uso, esto es, la existencia de algún que otro enemigo que nos va dando caza en ciertas partes del juego, al más puro estilo de los Amnesia o los Outlast, y que de atraparnos acabara irremediablemente con nosotros y con la partida en curso. Prueba superada y el juego avanzando pues en el camino correcto.



El Homenaje: cuando Blade Runner y Rutger Hauer lo son todo.

En efecto, el juego es un claro y evidente homenaje a la película de culto que dirigió Ridley Scott en 1982 basada en un relato de Philip K. Dick y Rutger Hauer, el coprotagonista y villano del film en el que muchos consideramos su mejor papel de la historia. De hecho posiblemente este sea el juego que mejor recrea esa ambientación cyberpunk, tan sucia, tan distópica y tan degradante presente en la célebre Blade Runner en la que tanto se inspira y homenajea.

Sin duda una de las muchas señas de identidad de la película y que el juego consigue emular francamente bien. Además no hay mejor homenaje que el de compartir protagonista con la película y en ese sentido es evidente que la elección de Rutger Hauer para el papel principal del juego, nuestro alter ego, es de todo menos casual. De hecho, no solo Bloober Team le dedica el juego, falleció al poco de salir el juego al mercado, sino que el título esta plagado de guiños y homenajes a la película y al actor, llegando incluso a tener un easter egg, con logro propio, que rinde culto a Hauer y a la escena mas emblemática de la película. Pura delicia…



El Abismo: un descenso hacia la depravación, la desesperanza y la sordidez humana.

En una Polonia de un futuro relativamente cercano dominada por las corporaciones asumimos el papel de Daniel Lazarski, un detective de élite de la policía preparado para meterse en la mente de sospechosos y testigos, aunque ya hayan fallecido, para investigar lo ocurrido y dar así con los asesinos. La investigación de un caso nos lleva a un edificio situado en los barrios bajos de la ciudad que sufre un bloqueo tecnológico al poco de llegar nosotros al inmueble por un supuesto brote de nanofagia, una plaga que acosa a la humanidad y que procede del exceso de implantes biónicos. Así pues durante el juego estaremos encerrados en el edificio junto a todos los inquilinos… y el asesino que buscamos.

Para resolver nuestro actual caso tendremos que ir interrogando a los habitantes del edificio al mismo tiempo que lo exploramos… y es ahí cuando el juego empieza a brillar y deslumbrar. El ascenso por las plantas del edificio es al mismo tiempo un descenso hacia los infiernos del ser humano. En una sociedad distópica acosada por una plaga mortal y las corporaciones todo el mundo intenta sobrevivir y algunos no duda en acudir a sus mas bajos instintos para conseguirlo. Conforme avanzamos en la resolución del caso, que realmente es un viaje iniciático, vamos descubriendo los oscuros secretos que esconden los habitantes del edificio, un claro reflejo de la decadente sociedad que nos quiere presentar el juego.



Un viaje hacia la más profunda depravación y sordidez humana. Un descenso hacia los infiernos que muchas veces no rehúye lo explicito pero que a menudo apuesta también por lo sugerido, dejando así que la imaginación del jugador complete los huecos que faltan. Estamos pues, ante una ambientación sublime, pesada y extremadamente efectiva que se va apoderando del jugador mientras va avanzando el juego. Un luminoso mundo de neón que solo esconde decadencia y depravación tras sus brillantes luces. En efecto la sensación puede llegar a resultar sofocante… y realmente perturbadora. Si logramos conectar con la propuesta del juego es de la ambientación, y como se nos va presentando esta, de donde proviene el autentico terror del juego. Más allá de algún susto casual o de un enemigo que nos persiga a ratos, es la ambientación del juego y la su extremada crudeza lo determinará nuestra implicación y disfrute con este Observer. Perturbador pero brillante…


El Arte: cuando no solo basta con una buena historia.

Si bien antes decía que Layers of Fear me había decepcionado un poco bien es cierto que su apuesta por el impacto visual y presentar los escenarios y acontecimientos desde una nueva perspectiva creativa fueron una de las cosas que si me gustaron y en ese sentido en Observer los desarrolladores han decidido apostar por lo mismo. El apartado gráfico del juego es realmente bueno, sobre todo en esta nueva versión del juego, y resulta de lo más llamativo, con una paleta de colores verdosos, estilo «malla de Matrix», que lo impregna todo salvo cuando nos introducimos en la mente de los diferentes personajes, donde ya se desata toda la creatividad visual de los creadores con un diseño de escenarios extraño, recurrente y claramente distinto. La banda sonora es algo irregular, pero tiene algunos temas realmente buenos muy bien introducidos en el tempo del juego e incluso podemos encontrar algún velado homenaje a la banda sonora que Vangelis hizo para Blade Runner.



La Conclusión: o cuando un juego supera tus espectativas.

Porque en efecto Observer: System Redux no solo ha conseguido atraparme y divertirme sino que han conseguido superar de largo mis mejores expectativas. Juego totalmente recomendable para todos los amantes de la ciencia ficción, las aventuras gráficas y las historias adultas. Al fin y al cabo no todos los días se juegan juegos como este, eso seguro.

Imprescindible para todos aquellos que consideren Blade Runner una obra de culto y que Rutger Hauer fue, es y será el mejor replicante de la historia. Abstenerse lo que solo busquen acción, juegos rápidos y que se lo den todo mascadito. Abstenerse también los que no se atrevan a pasar el test Voight-Kampff… o ni siquiera sepan lo que eso.

VALORACIÓN FINAL

Estupenda aventura gráfica de terror en primera persona que nos sumerge en una oscura y sórdida ambientación cyberpunk que inspira y rinde claro homenaje a la película de culto Blade Runner.

8


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *