Opinión: críticas a Aloy en Horizon Forbidden West

El pasado fin de semana se vivió lo que se podría llamar “la queja más absurda” que jamás había escuchado desde que estoy dentro de la industria de los videojuegos. Para poneros en contexto, el último State of Play sorprendió a todos con la revelación de la jugabilidad del próximo Horizon Forbidden West, el cuál destacaba por ser nuevo y mejorado. Los fanáticos se quedaron atónicos por lo increíble que se veían los gráficos y los entornos, pero ¿sólo eso? No, desgraciadamente no, también se quedaron pensando en el cambio que había sufrido su protagonista Aloy. Todo empezó en la red social Twitter cuando un usuario decidió poner un tweet señalando que “Aloy muestra su cara cómo si de un filtro de Snapchat se tratase”, seguido de otros que afirmaban que el personaje se ve “masculino como el infierno”, de ahí comenzaron a crear muchas más críticas generalizadas hacia la belleza femenina de un personaje de un videojuego.



Con el ejemplo del tweet anterior se deja claro una evidencia, y son los matices sexistas que muchos jugadores llegan a estar desgraciadamente acostumbrados. Ahí está comparando una Aloy con el ceño fruncido con una creación de un fanart en el que tiene la piel perfecta, dientes blancos relucientes y una cara llena de maquillaje, todo ello sacado de Reddit. ¿Lo peor? Su justificación, y es que se convierte en unos fundamentos totalmente infantiles, irrazonables e ignorantes hacia la cultura gamer. Se queja que para que una mujer sea “lo suficientemente femenina” no necesita estar delgada con cabello peinado, pero si es esencial estar maquillada y con una sonrisa. Totalmente absurdo. No obstante, todo el mundo tiene derecho a decir su opinión con respecto a cualquier tema, pero no es justo establecer una norma o unos parámetros “obligatorios” de cómo debería de ser un personaje femenino dentro de un videojuego, al igual que otras muchas más cosas.


aloy

En teoría el motor gráfico lo han cambiado, han realizado diferentes cambios entre la primera entrega y su secuela para obviamente contentar a los usuarios y, ¿de verdad que nos fijamos en la cara de la protagonista? ¿Qué fin es el que queremos conseguir y para qué? Claramente Aloy se ve diferente, pero solo hay que saber un poco del lore de Horizon para darnos cuenta del porqué la han llegado a crear de esta manera. Y es que no, Aloy no ha sido creada para ser un símbolo sexual y mucho menos para contentar con su estilo a sus fans, si no para demostrar un realismo y un diseño mucho más portentoso de lo que podría llegar a ser. Esto podría estar relacionado a la comparativa de otros personajes como fue Lara Croft, el cuál poco a poco ha sido desexualizado, pero su diseño sigue siendo visualmente atractivo. O un ejemplo contrario, que fue como ocurrió con Ellie y Abby de The Last Of Us 2, cuando fueron criticadas, al igual que Aloy, por su modelo corporal.



Lo curioso es cuando muchos jugadores siguen admitiendo e insistiendo que con las consolas de próxima generación y con los nuevos motores gráficos, entre otras cosas, se pueden sacar videojuegos muy realistas atrayendo la atención visualmente. Pero luego si la protagonista tiene un realismo perfecto, con grandes detalles, que está totalmente adaptado a la historia y argumentos del videojuego, dando lugar a una muy buena creación… Se quedan con que tiene los mofletes más gordos. De verdad, en serio, hasta que punto vamos a llegar con las críticas y la obsesión de ver a las mujeres como una imagen hermosa que tienen que estar creadas estéticamente perfectas. Pues no, perdona, Aloy es gráficamente un personaje realista muy bonito y se ve preciosa con su nueva estética, si prefieres no aceptarlo y quedarte con aquello que deseabas ver y que no ha sido así es porque realmente tienes un serio problema.  

No hace mucho creamos un artículo de opinión sobre el 59% de las jugadoras que ocultan ser mujeres para evitar el acoso, y está claro que virtualizar un personaje de un videojuego para que sea estéticamente lo más perfecto influye mucho en los cánones de las mujeres. Considero que este sector, como muchos otros, tiene todavía por delante un camino muy largo que recorrer, en el que muchos hombres acepten a la mujer como parte de este sector, sin más, sin un fin estético o morboso que haya detrás.



Por otro lado, también pienso que los jugadores cuando inician un juego tienen que tener un acercamiento con su personaje, de hecho, cada vez son más los videojuegos que han creado menús de personalización para que, de esta manera, te atraiga la creación de tu propio personaje. Sin embargo, cuando buscamos aquella protagonista medio desnuda con un lanzacohetes junto con su compañero que va hasta arriba de armadura ¿No llegáis aquí a pensar en esa falta de realismo? No, ¿Y por qué? Pues porque desgraciadamente nos han acostumbrado a algo que realmente no tiene mucho sentido y si está sobresexualizado nunca aparecen críticas, pero por lo contrario sí. Hay que dejar claro que algunos desarrolladores buscan una apariencia más informal y relacional dejando de lado el deleite visual que nos pueda ofrecer un personaje.

En definitiva, lo videojuegos casi siempre han estado estereotipando a la mujer hacia una estética atractiva, sexual y como una figura que tiene que atraer visualmente con unos cánones totalmente morbosos. Y no, no pienso que sea malo que los personajes sean sexys, de hecho, muchos personajes encajan perfectamente con su estilo de juego como es el caso de Persona 5. Pero todo se basa en los contextos, en su historia, en su argumento y es lo que ocurre con Aloy, Ellie y Abby. Y es que, las mujeres no tienen que ser bonitas al igual que los hombres tampoco, se trata del contenido de su personaje lo que hace a un protagonista interesante y desde mi punto de vista, Sony ha acertado del todo con Aloy. Y antes de acabar quiero recalcar, que para algunos puede que Aloy no sea atractiva o que no sea el personaje que deseaban encontrarse en esta secuela, pero están equivocados, Aloy es hermosa y su personaje carga con una trama bastante importante, dando lugar a una estética ideal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *