Análisis: Lost Words – Beyond the Page

Cuando hablamos de juegos con un gran potencial emocional, es muy probable que se nos vengan a la cabeza juegos como GRIS o Little Nightmares, pequeñas aventuras de plataforma que cuentan una historia muy especial. En este caso, los desarrolladores Sketchbook junto con la editorial Modus Games nos traen Lost Words: Beyond the Page, un rompecabezas muy original en dónde navegaremos entre las páginas de un diario para dar lugar a un relato conmovedor gracias al poder de las palabras. Sin embargo, acude a una historia muy obvia que nos hará sentir pena y dolor y, a la vez, pierde mucho tiempo en niveles de plataformas simples y repetitivos. Este juego independiente fue lanzado en el 2020 exclusivamente para Google Stadia, y el pasado 6 de abril se lanzó para todas las plataformas.

Nos ponemos en la piel de una niña llamada Izzy. Ella sueña con ser escritora y crear su propia historia, pero nunca antes había conseguido cumplir su sueño. Su abuela la convence regalándola un diario por su cumpleaños y comenzaremos a conocerla literalmente dentro de este. Es aquí cuando nos encontramos dos historias: por un lado, tendremos a Izzy, de la cual tomaremos el control como un personaje ilustrado que va saltando de frase en frase dentro del diario. Este será su punto fuerte en la narración debido a que reflexiona sobre su día a día y sobre su futuro, sujetándose en un argumento que muy probable nos conmueva. Por otro lado, tendremos la historia de fantasía que está creando por ella y la que nos traslada a un mundo totalmente imaginativo: aquí tendremos un nuevo rol, seremos la guardiana de las luciérnagas y nuestra misión será salvar el mundo ayudándonos de unas palabras mágicas.


Lost Words

Podremos vivir la aventura de Lost Words: Beyond the Page a través de diferentes niveles divididos entre la historia de Izzy y la historia de nuestra heroína. Con Izzy navegaremos entre las páginas de su diario con la interacción entre las palabras de una manera delicada y sutil, provocando una naturalidad en el personaje, además de conseguir conocer cada pequeño puzle que aparece entre las páginas. En realidad, no es desafiante su jugabilidad porque lo que pretenden es mostrar una narración inmersiva, dónde la protagonista cuenta una historia conmovedora y nosotros vamos a ser parte de ella teniendo una conexión emocional. Algunas palabras estarán marcadas con diferente color, las cuáles tendremos que llegar necesariamente para continuar la historia, sin embargo, habrá unas estrellas azules que serán opcionales y nos añadirá algún detalle.



El momento más destacable dentro del diario es cuando todo se llena de color y cobra vida, ayudándonos a comprender mucho más la historia y siendo nosotros partícipes de ella: ya sea arreglando un jarrón, haciendo un té o creando un acuario. Cada página de dicho diario está completamente expresada, fluida y con su propio carácter, aunque el objetivo de cada página es hacer que nuestra protagonista Izzy llegue al final de sus pensamientos, momento en el que aparecerá un pequeño agujero y permitirá pasar página. Pese a tener una historia, desde mi punto de vista algo ambigua para emocionar, cada sección del juego se disfruta y su novedad en la jugabilidad te anima a que las páginas no se terminen nunca. Es tan cierto esto último, que cuando nos den paso a la segunda parte de la historia queramos volver al diario.



En la historia de nuestra heroína nos adentraremos en un mundo de fantasía llamado Estoria. Tendremos algunas opciones con respecto a la personalización de nuestro personaje, ya sea nombre o color de su ropa, una manera de que se sienta más personal. Nos trasladamos a un mundo en 2.5D con plataformas muy sencillas, sin ningún tipo de desafío destacable, bastante lineal y con un concepto que podría haber sido más aprovechado, ya que en ocasiones es caminar hacia delante sin más. Los niveles en este mundo están poco aprovechados, pero la diferencia entre historias también hace que el juego tenga buen ritmo.



Nuestra heroína tendrá unos controles muy simples: saltar, gatear y agarrar algún objeto. En algunas ocasiones el movimiento se siente vago y fuera de lugar, siendo poco precisos y sacándote un poco del rol del personaje. Lo más destacable es que tiene un libro dónde guardaremos diferentes palabras mágicas y se utilizarán de manera literal, esto influye en algunos objetos y áreas que nos marcarán de manera tangible en la pantalla. Por ejemplo, la palabra “romper” hará su función al arrastrarla en un objeto que necesitamos destruir para pasar, o la palabra “subir”, para hacer que ciertas plataformas o ubicaciones nos eleven hacia arriba. Estas palabras no serán permanentes, si no que aparecerán y desaparecerán conforme avanzamos con la historia. La manera de aparecer es a raíz de una narración de Izzy, inteligentemente posicionada y con el ritmo para complementar nuestras acciones de ese momento. ¿Y cuál será nuestro objetivo? El objetivo a lo largo de nuestro camino será recolectar todas las luciérnagas dispersas que hay en cada nivel. Algunas están ubicadas ligeramente fuera de nuestro curso, pero son sencillas de atrapar.



Es un viaje que visualmente se disfruta de diferente manera. Dentro del diario desearás seguir pasando página para navegar por cada frase e interactuar con aquello que te permita, además de esperar que todo cobre vida y disfrutar de esta versión representada en texto y acuarelas. Mientras tanto, en la historia de la heroína se podrá ver un mundo en ruinas, con un estilo artístico ilustrativo, pero algo simple en detalle. La verdadera importancia del juego es su narración, ya que la historia de ambas protagonistas tiene una conexión progresiva con un vínculo que estará moviéndose entre momentos más tranquilos de reflexión a otros de desesperación. No obstante, también será notable la banda sonora con unas pistas a piano que será la base reluciente a esta historia con toques que brillan en momentos de esperanza.

Un problema que he tenido constantemente dentro del juego ha sido la resolución. El juego se establecía automáticamente en 1920×1080 en ventana, lo cambiaba a 3840×2160 y pantalla completa y al acabar el nivel volvía a ponerse en 1920×1080.



En conclusión, Lost Words: Beyond the Page se convierte en un juego muy apreciado por la originalidad de traer una aventura entre las páginas de un diario interactivo muy novedoso y atractivo, y dar tanta importancia en la interacción con las palabras. Sin embargo, la historia es muy obvia para ser conmovedora, aunque la representa emocionalmente a la perfección. La historia fantástica con nuestra heroína es un paseo por un mundo un poco vago en detalles, sin desafíos y bastante simple que te provocará querer volver a la historia principal. Aun así, es una pena que dure tan poco porque en tan solo cuatro horas podrás conocer esta aventura y disfrutar de su banda sonora. Si estás interesado en una historia con gran peso narrativo, con originalidad en su jugabilidad y una experiencia diferente, Lost Words: Beyond the Page es tu juego.

Hemos realizado este análisis en PC con un código proporcionado por Sketchbook Games.

VALORACIÓN FINAL

Lost Words: Beyond the Page tiene elementos narrativos muy efectivos para alterar nuestras emociones, pero no ha sabido explotar del todo su capacidad de plataforma y se han centrado en ciertos detalles que puede que te desconcierte en tu experiencia.

7.3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *