Análisis: Little Nightmares

¿Hasta dónde puede llegar la imaginación en nuestras peores pesadillas? ¿Realmente cuáles pueden ser nuestros propios miedos? ¿Creemos que pueden llegar a ser reales o no dejan de ser parte de una invención? Todas estas preguntas comenzaran a inundarnos en nuestra cabeza conforme comencemos Little Nightmares. En este videojuego de plataforma, aventura y puzles con un ambiente de terror, podremos controlar a una niña pequeña, llamada Six, que está totalmente perdida en un mundo repleto de pesadillas y que querrá escapar de él, pero lo más inimaginable nos perseguirá sin conocimiento alguno.



Little Nightmares se presenta como un videojuego lateral, pero será realmente 3D ya que en algunas ocasiones tendremos que usar el manejo de la cámara para resolver algún puzle o encontrar la salida. En ciertos momentos tendremos que explorar para encontrar objetos que nos ayudarán en la historia, ya sea empujando una maleta, cogiendo una manecilla o simplemente saltar a una palanca para abrir una puerta. No deja de ser un videojuego tan variado y tan detallado, que en ningún momento sentiremos esa sensación de repetición o aburrimiento, al revés, cada uno de los puzles son totalmente diferentes, pero algo sencillos de averiguar, por lo que tampoco hay mucha complejidad en ellos.



Sin embargo, dentro de la jugabilidad, pese a ser básica en sus controles y tan solo tener un objeto utilizable que será un mechero, particularmente hay ocasiones que se hace bastante incómodo lo imprecisos que pueden llegar a ser: equivocarnos subiendo una rampa y saltando hacia donde no es, o intentando agacharnos y que nuestro personaje responda algo lento. Esto puede llegar a ponernos más nerviosos o incluso frustrarnos.



Tiene un diseño muy característico donde nos mezclará lo surrealista con lo ridículo y creativo. También nos lo muestran como un universo delicado, por el manejo de una niña pequeña, delgada y que en ocasiones tiene hambre y frio, pero a la vez no deja de tener un ambiente tenebroso, de miedo, de una verdadera pesadilla en la que queremos avanzar o salir, pero no somos del todo capaces. Este ambiente será acompañado de los sonidos atmosféricos y la banda sonora, ambos son totalmente necesarios para vivir la experiencia de este videojuego mucho más completa: respiraciones, música de tensión cuando nos persigue alguien, la sensación de ser vistos y no poder escaparnos, en resumen, diversos momentos que sin duda te hacen vivir el juego desde su interior y que a veces nos podremos llevar algún susto.



En definitiva, seremos plenamente espectadores de la imaginación que un niño puede llegar a tener y como en muchas ocasiones, el subconsciente es más peligroso de lo que pensamos. Una historia psicológica que te hace ver un mundo totalmente imaginativo y surrealista y que sin duda es bastante entretenido con una duración muy corta, pero que te consigue enganchar hasta finalizarlo. Totalmente recomendado.


VALORACIÓN FINAL

Con ambiente de terror nos adentraremos en un mundo configurado como una pesadilla y dónde podremos presenciar momentos que realmente nos hagan estar en tensión y otros que admiremos.

8.5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *