Graven

ANÁLISIS: GRAVEN

LA HEREJÍA NUNCA TERMINA 

Cuando vemos este Graven, desarrollado por Slipgate Ironworks y editado por 3D Realms, para los que llevamos ya muchos años en esto del videojuego, es inevitable acordarnos de los míticos Hexxen y Heretic, juegos que marcaron a toda una generación en unos años donde eso de jugar a las «maquinitas» no estaba era tan popular, ni estaba tan extendido como ahora. 

Las referencias a esos juegos, y quizás también a los Witchhaven, son tan obvias que perfectamente podríamos considerar que este Graven no solo es sucesor espiritual de todos esos juegos, sino que también es un claro homenaje a ellos, solo que adaptado a los tiempos actuales. 

Un título de acción en primera persona, muy vertiginoso, violento y ambientado un mundo de fantasía medieval, es lo que nos vamos a encontrar en esta aventura que tanto nos recuerdan a otros juegos, pero sin llegar a ser del todo como ellos. 

Veamos de que es capaz Graven, y si nos puede aportar más que un viaje a la nostalgia. 

Graven

La redención de un hombre condenado 

Un sacerdote desterrado de su orden por un crimen que no cometió, una hija que salvar y un viaje iniciático hacia la redención son la excusa necesaria para embarcarnos en esta fantástica aventura donde tendremos que combatir el mal que asola la tierra a través de tres capítulos bien diferenciado y mientras buscamos la formas de salvar nuestra alma y recuperar a nuestra hija. 

Exiliado y abandonado en un pantano asolado por la peste y las siniestras actividades de un culto herético que está acabando con la escasa población, tendremos que descubrir porque se nos ha perdonado la vida y que es lo que se espera de nosotros. 

Y poco más hay que contar… ¿pero desde cuando hemos pedido más en un juego de este tipo?. 

Ni Hexxen, ni Heretic… Graven

Si bien la historia de Graven es más bien limitada, nada nuevo en el género, donde si destaca, y mucho, es en su estupenda ambientación y en lo bien elaborados que están los mapas del juego. 

Como ya se dijo más arriba, estamos antes un juego de acción medieval que recuerda mucho a los clásicos Heretic y Hexxen, pero que al mismo tiempo intenta ser algo más complejo y elaborado. El mapeado de los capítulos está muy bien hecho, con pasadizos y secretos por todas partes que a fuerza de explorar y descubrir palancas y otros mecanismos acaban conectado todo el mapa de una forma muy atractiva y coherente. 

Dentro de las numerosas novedades actuales que se han introducido en Graven y lo distancian de los juegos clásicos en los que se inspiran, cabe destacar por ejemplo la presencia de puzzles, más o menos de mediana dificultad, los elementos de metroidvania que te impiden acceder a ciertos lugares hasta que hayamos obtenido el poder o habilidad necesarios o la posibilidad de comprar mejoras para poder aumentar la eficacia de nuestras armas y hechizos. 

En mayores niveles de dificultad el juego puede llegar a ser un buen reto porque los enemigos pueden matarte fácilmente de tres o cuatro golpes. En ese sentido podremos combatir con armas cuerpo a cuerpo, ballestas para el combate a distancias y hechizos. 

Aunque peligrosos, los enemigos tienen poca variedad de ataques por lo que con el tiempo no resultará difícil dar con la mejor manera y la mejor arma para acabar con cada enemigo. No obstante, si te ves superado en algunos momentos la derrota estará más que asegurada y aquí es donde nos encontramos con que diferencia a Graven de los juegos en los que se inspira. Si bien siempre habrá algunos momentos de vértigo y carreras, en la mayoría de las ocasiones se tratará de ir algo más pausado que en un shooter normal, eligiendo bien las armas y separando con cautela los grupos de enemigos. 

Una de las cosas que parece no haber gustado mucho a los jugadores más nostálgicos y fieles a los juegos clásicos es el renacimiento de los enemigos. Cada vez que entremos en el juego, los enemigos habrán renacido de nuevo y tendremos que volver a acabar con ellos una y otra vez hasta que hayamos acabado el capítulo.

Capítulos que se van a desarrollar en un único mapa cada uno y con diferentes ambientaciones, pero donde siempre tendremos que volver a combatir con los mismos enemigos en cada partida, aunque los avances, mecanismos, puzzles y misiones, si vayan guardando en el avance. 

Otra decisión cuestionable es la ausencia de mapa en el juego, lo cual llama poderosamente la atención dada lo complejo y conectado que pueden llegar a ser los mapas de los tres capítulos y no termino de saber si es acertado o no haber introducido esos puzzles en un juego donde los jugadores solo esperan encontrarse con un juego de acción. 

Y también hay que mencionar algunos bugs, que a pesar de haber salido el juego ya del Early Acces, siguen produciéndose. aunque parece que están trabajando en ello. Como también es necesario que mejoren la inteligencia artificial de algunos enemigos porque a la larga terminan siendo bastante predecibles. 

Añadir que el juego incluye la modalidad de juego cooperativo para hasta ocho jugadores, y que si bien tantos jugadores pueden parecen muchos, el título tiene toda la pinta de ser muy agradable de jugar con uno o dos compañeros de aventuras. 

Artísticamente el juego es una pequeña maravilla. El juego se mueve con el Unreal Engine 4 con un acabado técnico muy bueno y uno píxel art de gran calidad que en la distancia no parecen que son pixeles y una ambientación muy bien conseguida. Sin duda alguna el apartado artístico es uno de los grandes reclamos de este Graven, que además se ve acompañado también por una estupenda banda sonora. De esas que te pones de fondo cuando no estás jugando y la disfrutas de lo buena que es. 

Conclusiones de un viejo sacerdote irredento 

El concepto del juego es realmente bueno y divertido de jugar. Esa idea de aportar más que un simple juego de acción medieval, pero sin llegar a la complejidad de un juego de rol realmente funciona. Esa combinación de acción con buenos mapas y una excelente exploración que constantemente va premiando al jugador es sin duda uno de los grandes aciertos de Graven

Sin embargo, la experiencia final se ve lastrada por algunas decisiones cuestionables, como la ausencia del mapa y la presencia de puzzles en un tipo de juego al que no le pegan demasiado. Pero sobre todo por unos ocasionales bugs que no terminado de arreglar y sobre todo por una inteligencia artificial que es muy mejorable. 

En lo particular a mí el juego me ha encantado. Su fórmula jugable me ha enamorado y me agrada mucho el apartado artístico y como han sabido fusionar lo antiguo con lo nuevo. Pero también he de reconocer que si veo desde un punto de vista más general no puedo pasar algunos de sus evidentes, pero no determinante defectos. 

Juego RECOMENDABLE para los más nostálgicos del lugar, para los exploradores empedernidos y para los que siempre han soñado con matar demonios con un libro con una cara arrancada como portada. 

Lo más. 

ABSTENERSE los más puristas del género, lo que que se angustian y deprimen sin un buen mapa que les lleve todo el rato de la manita y los que siempre han pensado en meterse en algún culto herético y siniestro de dudosa procedencia y peores hábitos. El juego no deja hereje con cabeza. 

Hemos realizado este análisis en PC con una clave proporcionada por StridePR

ANÁLISIS: GRAVEN

✅ Lo Bueno:
• Muy buena ambientación
• Diseño de mapas
• Puede llegar a ser un reto
❌ Lo Malo:
• No tiene mapa
• Algunos bugs y la inteligencia artificial
• Puzzles innecesarios

Puntuación del editor:
7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *