RETRO ANÁLISIS: SONIC THE HEDGEHOG (MD)

Vamos a empezar por poner al lector en contexto: si quieres ver un análisis objetivo acerca de Sonic The Hedgehog no será este, trataré de ser riguroso y explicar bien cuales son las características de este fantástico cartucho de MegaDrive, pero se trata del primer juego que tuve en propiedad y me pega tan fuerte en la patata que no puedo evitar verlo con las gafas de la nostalgia, a pesar de ello, espero traer un artículo que merezca la pena.

sonic the hedagehog

VELOCIDAD Y DISEÑO MOLÓN

Lo primero que llamaba la atención de Sonic The Hedgehog era el espectáculo visual al que sometía al jugador desde el minuto uno, con unos sprites grandes, coloridos y un nivel de detalle enorme contextualizándolo en su época, pero no solo eso, si no que te lo pones hoy en día y sigue luciendo bastante bien.

Y si el apartado visual es bueno (amén de un diseño genial), el apartado sonoro no se queda atrás, con grandes piezas entre las que destaco Star Light Zone (enlade a la BSO de Sonic The Hedgehog aquí, min. 6), esto no solo es debido a las geniales composiciones, si no que el cartucho aprovecha las bondades del Yamaha YM2612, el genial chip de sonido de MegaDrive.

Además del apartado gráfico y el diseño, el juego daba otro puñetazo en la mesa con una sacada de chorra demostración de músculo en cuando a la velocidad de proceso, permitiendo que el juego destacase precisamente en eso, la velocidad a la que se movía todo, generando una sensación alucinante la primera vez que se jugaba y fluías a toda velocidad recorriendo loopings y siendo lanzado por los aires.

sonic the hedgehog

PUNTO DE INFLEXIÓN EN LAS PLATAFORMAS

Si algo destaca en Sonic The Hedgehog es su control simple y efectivo. Contamos con la cruceta y con un solo botón de acción para saltar (da igual si pulsamos A, B o C). En comparación a la competencia prescindía de botón para sprintar, en su lugar Sonic iba acelerando progresivamente cuanto más tiempo mantuviésemos pulsado el botón de avanzar.

Otro rasgo característico es que Sonic es un erizo (de ahí el título Sonic The HEDGEHOG), esto, aunque sea una obviedad, no solo resultó interesante en cuanto a diseño gráfico, si no también en cuanto a diseño jugable y es que si corremos a tope y pulsamos abajo nos convertimos en una bola de pinchos.

Al saltar también nos convertimos en bola y esto da un matiz que no abundaba en su momento, también matamos golpeando a los enemigos desde abajo, no solo cayéndoles desde arriba, lo que sin duda es un rasgo característico de este genial título.

sonic the hedgehog

En cuanto al diseño de niveles hay algo básico, muchos de ellos tienen varios niveles de altura, además de permitirnos volver atrás en cuanto a scroll, habiendo también secciones que avanzaban de derecha a izquierda, hacia arriba o hacia abajo, en Sonic The Hedgehog no solo avanzamos de izquierda a derecha todo el rato.

Además de poseer unas características sobrehumanas Sonic puede potenciarse mediante power ups, éstos se activan rompiendo televisores, con efectos diversos en función de qué aparece en pantalla: el anillo nos hace sumar 10 de éstos, la bola nos proporciona una barrera protectora, la zapatilla potencia temporalmente la velocidad y las estrellas nos hacen invulnerable durante un tiempo limitado.

En cuanto a los mundos el juego está muy bien planteado en su mayoría. Empezamos en Green Hill Zone, siendo una zona perfecta para hacernos con el manejo del personaje y fliparnos. Tras ésta llegamos a Marble Zone, donde el juego nos enseña que hay que ser paciente, cuidadoso y calcular bien los saltos. Eso sí, como buen plataformas de los 90 hay mundo del agua y es un auténtico coñazo, avisados estáis.

sonic the hedgehog

SONIC THE HEDGEHOG SE MANTIENE FRESCO

Hablamos del primer juego que tuve y de unos de los títulos que más veces me he pasado, es obvio que el juego me encanta, pero es que además pienso de veras que es un juegazo que vale muchísimo la pena. Si lo contextualizamos en su época enseguida nos daremos cuenta del tremendo salto de calidad con respecto a la competencia, pero incluso jugándolo hoy en día, hablamos de un juego que ha envejecido genial y es plenamente disfrutable hoy en día.

Sonic The Hedgehog es un juego que destaca por su personalidad, su diseño, su apartado gráfico, su apartado sonoro y su fabulosa factura técnica, haciendo que los niños de principio de los 90 viéramos con ojos golosos a MegaDrive y quisiéramos hacernos con él en cuanto pudiésemos, ya que fue el auténtico abanderado de un salto generacional alucinante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *