Análisis: Triangle Strategy

Triangle Strategy es un juego de rol táctico desarrollado por Artdink y Square-Enix que vio la luz el 4 de marzo de 2022. Nos cuenta la historia de la Gran Guerra Ferrosalina que asoló las tierras de Norselia hace ahora treinta años. En esta gran guerra se vieron envueltas tres grandes naciones del continente: Glaucoburgo, Fraguahelada y Dunálgida.

Hace tiempo convivían en las vastas tierras de Norselia tres naciones, el reino de Glaucoburgo, que servía de nexo comercial entre ellas gracias a su cercanía con un gran río, el Archiducado de Fraguahelada, tierra envuelta por un invierno eterno y productor de hierro de Norselia y la Sacra Sede de Dunálgida, nación envuelta por desiertos áridos y única productora de la sal imprescindible para la vida de las personas. Estos recursos y ubicaciones eran motivo de disputas entre las tres naciones, todos querían tener el puerto de Glaucoburgo, el hierro de Fraguahelada y la sal de Dunálgida.

Lo que comenzó como escaramuzas para hacerse con el hierro y la sal explotó en un conflicto como nunca antes se había visto en Norselia. La historia lo llamó Gran Guerra Ferrosalina. Se perdieron incontables vida y la desolación fue lo único que dejó la guerra en toda Norselia. Tras el agotamiento de la guerra, las tres naciones decidieron firmar un armisticio en el que nació la Compañía de Norselia, que se dedicaría a distribuir el hierro y la sal de forma imparcial gracias al río de Glaucoburgo que permitía un transporte fácil de las materias.

Tras treinta años de aquella guerra, las naciones pretenden unir lazos y Glaucoburgo por medio de su casa vasalla Wolfort y Fraguahelada verá unirse en matrimonio a miembros de su nobleza. Y aquí amigos mío, comienza una historia apasionante, que nos descubrirá un sistema de combate lleno de profundidad y posibilidades, unos gráficos coloridos de aspecto retro y una banda sonora de orquesta angelical. Aquí comienza Triangle Strategy, un triángulo estratégico en el cada quien tiene sus cartas bien guardadas y que nos mantedrá enganchados a la historia hasta ver el final bueno.

Análisis de Triangle Strategy, magia 2.5D

Apartado técnico de Triangle Strategy

Triangle Strategy es un título de estética retro. Gráficos pixel art en 2.5D que ya han experimentado títulos como Octopath Traveller y Bravely Default II, llenos de color y detalle. Los escenarios no son muy variados ya que nos llevará continuamente a las tres zonas en las que se desarrolla el juego; la zona rural de Glaucoburgo, la helada de Fraguahelada y la desértica de Dunálgida. Los personajes nos recuerda a los juegos clásicos, en forma de píxeles que permite apreciar la expresividad de los personajes y que son perfectamente diferenciables siempre, solo con echar un vistazo a la pantalla sabrás cuál es la unidad que tiene el turno.

Para paliar la escasez de escenarios, todo el apartado visual está ricamente detallado y lleno de color, ofreciendo escenarios bonitos, lleno de desniveles y trampas y que a lo largo del juego tendremos que utilizar para cobrar ventaja en las batallas. El apartado visual lo culmina algunos efectos como la entrada de la luz por las vidrieras, los efectos de los hechizos eléctricos con el arremolinamiento de nubes previo y la caída de la lluvia de forma caótica terminan de poner un broche excelente a esta propuesta HD 2.5D.

El apartado sonoro es otro de sus puntos fuertes. El juego nos permite poner las voces en inglés y en japonés. Y vuestro tío Juanjo os aconseja que uséis el idioma madre del juego. Los diálogos, que son muchos, cuentan con una entonación espectacular y una fuerza extraordinaria. En inglés también rayan a buen nivel pero queda por debajo del doblaje original.

Y sus melodías acompañan con una armonía perfecta cada situación del juego. Ya os adelanto que Trinagle Strategic es un juego con una historia enorme, y dría que todo este proyecto se sustenta en ella. Y en las muchas situaciones en las que vamos a vernos envueltos, siempre sonorá la melodía adecuada. Akira Senju ha hecho un trabajo extraoridnario, y si bien es cierto que la música es para quien la escuche y que lo que a mí puede encantarme a ti puede no gustarte, lo que sí sucede aquí es que vivamos una situación cómica, dramática, tensa o crucial, la melodía que sonorá transmitirá lo que la historia nos depara.

Cuando tu punto fuerte puede ser también tu punto débil

Después de haber comentado su apartado técnico vamos ahora al meollo de la cuestión, que es la historia. Es el punto más fuerte de Triangle Strategy y se convierte en una moneda de dos cartas que, dependiendo cómo caiga, ofrecerá una experiencia inolvidable o una experiencia que se abandonorá al poco tiempo de empezar. Triangle Strategy monta su propuesta en una historia que se va contando con cada escena que el juego ofrece. Y es esa historia la que abre las puertas a una jugabilidad amplia y llena de posibilidades, pero no es directa y hay que cocerla a fuego lento.

En Triangle Strategy encarnamos a Serinoa Wolfort, hijo del patriarca Simon, líder la casa Wolfort, una de las tres casas vasallas del reino de Glaucoburgo y determinante en el armisticio de paz de la Gran Guerra Ferrosalina, cuando Simon Wolfort era el líder. Con Serinoa y su compromiso pactado con Frederica veremos una historia que se nos irá contando escena a escena hasta llegar al momento en el que hay un combate. El combate nos puede llevar unos 20 minutos completarlo y luego volvemos a seguir leyendo la historia que Triangle Strategy quiere contarnos. Y podemos estar tranquilamente media hora leyendo lo que sucede.

¿Es esto malo? No, en absoluto. Triangle Strategy cuenta una historia que te atrapa nada más empezar y ya en el combate tutorial podemos ver el montón de posibilidades que ofrece. Conforme la historia avanza y casi fusionándose con ella, iremos manejando a Serinoa en situaciones que harán que el destino de nuestros personajes cambie. La historia se va contando sola pero nuestras decisiones la van moldeando hacia un lugar u otro. Esto es otro de los puntos fuertes de Triangle Strategy, tiene una base tan bien amarrada que permite que la historia vire ligeramente hacia desenlaces diferentes, ofreciendo varios finales posibles.

Quizá me he aventurado demasiado al afirmar rotundamente que no es malo. Si estás buscando un juego directo, un juego en el que manejas a un personaje y la acción transucrre constantemente en la pantalla, deja de leer el análisis y olvídate de Triangle Strategy. Aquí vas a tener que leer bastante y tomar decisiones que, en principio, no sabes a dónde te van a llevar. Si por el contrario buscas una historia fuerte, diría que hasta un reflejo de esta sociedad rota que habitamos, deja de leer el análisis y ve corriendo a comprar Triangle Strategy, luego sigue leyendo que te espera un juego que no vas a olvidar con facilidad.

Cuando la historia que cuenta Triangle Strategy precise de un combate para seguir avanzando, encontraremos un sistema de batalla lleno de posibilidades. Cada batalla se libra con un número determinado de unidades y se asemeja a una partida de ajedrez. Serinoa cuenta desde el principio con cuatro aliados, Benedict, Erador, Yeela y Frederica pero pronto se van uniendo aliados nuevos.

Cada personaje (unidad) se mueve de un modo propio, pudiendo avanzar un número determinado de casillas, y saltar otro número determinado. Hay personajes que pueden moverse seis o siete y otros que únicamente pueden moverse tres o cuatro. Cada unidad tiene sus puntos débiles y fuertes y está diseñados de tal forma que el conjunto del equipo de combate siempre resulta equilibrado. Colocando bien las unidades y aprovechando las ventajas que ofrece el escenario del combate, es muy posible poder ganar la batalla.

Las unidades son variadas y las iremos encontrando a medida que avance la historia. Cuando en el mapa principal salga alguna escena opcional (el mismo juego te indica cuáles son opcionales y cuáles obligatorias), es muy recomendable verla también, porque es posible que abra la posibilidad que nuevos personajes se unan a nuestras tropas. Sabremos que hay un personaje disponible cuando el menú nos lo indique y habrá que pulsar el botón + para ver su escena, conocer su historia y poder reclutarlo. Además de luchar a nuestro lado, se instalará en el campamento y nos prestará servicios muy útiles para avanzar en nuestra aventura.

El campamento es otro de los factores importantes de Triangle Strategy. Aquí irán apareciendo los personajes que se vayan uniendo a nuestra campaña. Y permitirán comprar objetos y venderlos, aumentar nuestra clase guerrera, canjear los puntos de valor que vayamos obteniendo, mejorar nuestras armas a cambio de materiales y dinero y participar en batallas para conseguir esos materiales, puntos de experiencia y dinero… Vamos, lo que toda la vida del Señor se ha llamado farmear.

En nuestras unidades encontramos todo tipo de roles que luego nos permitrá elegir a los personajes que consideremos más adecuados para las condiciones de la batalla. Espadachines, lanceros, magos, asesinos ágiles, arqueros, defensores, obreros, comerciantes, curanderos… Cada rol tiene sus características y dependerá de nosotros saber usarlas para superar la batalla y poder seguir conociendo la historia de Norselia. Si bien al comienzo tendremos disponibles pocos trabajos, conforme vayamos avanzando se irán uniendo el resto que hará nuestro ejército de batalla mucho más fuerte y completo.

Otro punto fuerte de la jugabilidad profundad y sus posibilidades de Triangle Strategy es la Balanza de la Convicción. Los capítulos en los que la Balanza esté disponible son los capítulos en los que la historia tiene la posibilidad de abrir caminos y darte la posibilidad de ver uno de los diferentes finales que el juego tiene. Conforme la historia avanza y los aliados son conscientes de lo que se está cociendo en Norselia, cada miembro tedrá una idea sobre cuál es la mejor táctica que se debe emplear. Y se lo expondrán a Seriona abiertamente.

La casa Wolfort siempre se ha caracterizado por escuchar a sus súbditos e ir todos juntos sea cuál sea el camino elegido. Para ello han utilizado un instrumento llamado la Balanza de la Convicción. Cada miembro depositará su voto en la Balanza y una vez hecho esto, se emitirá el camino que la casa Wolfort recorrerá. En estas fases, podremos hablar con el resto de miembros del grupo para conocer sus opiniones y puntos de vista y para intentar convencerlo de que cambie su voto hacia la propuesta que nosotros consideremos más apropiada. Y una vez la Balanza emita el voto, ya no habrá marcha atrás.

Es en estas fases cuando tomaremos las decisiones más importantes de Triangle Strategy. Aquí decideremos nuestro siguiente destino y la historia virará, con todas sus consecuencias, hacia la situación que provoquemos. No es lo mismo ir a saco a eliminar a los hermanos del archiduque que infiltrarse hacia otro territorio buscando el apoyo de esa nación. E ir a por los hermanos en vez de infiltrarnos en otro territorio lo decideremos, entre otras muchas cosas, mediante la Balanza de la Convicción.

Por último, Triangle Strategy también tiene fases de exploración en la que podremos afianzar nuestros lazos con los aliados y aumentar los puntos de convicción con nuestras respuestas a sus preguntas. En este tipo de fases nos moveremos por un tablero y controlaremos a Serinoa. Aquí deberemos explorar a fondo el escenario porque hay multitud de objetos escondidos que nos vendrán bien para mejorar nuestras armas y hablar con los NPC para recabar información.

En estas fases la cámara deja mucho que desear, todo hay que decirlo. Los giros con R3 no son precisos y la cámara parece ir por libre obviando nuestras intenciones. Conseguir todos los objetos de un escenario es a veces más cuestión de ir palmo a palmo hasta que el cartel «examinar» aparezca que de prestar atención al escenario para vislumbrar los puntos brillantes que nos indican que ahí hay algo escondido.

Triangle Strategy es una historia inolvidable, con un sistema jugable tan profundo como pausado, tan posible como complejo. Triangle Strategy no es un juego para echarle 20 minutos y pasado mañana otros 20. Es un juego para que te sientes con calma y te olvides de tu entorno para irte a vivir a Norselia. Si quieres repartir estopa rápidamente y descargar adrenalina, no te sientes, porque vas a hablar mal de algo que no lo merece. Si quieres entrar en un mundo maravilloso que hace una resonancia magnética de nuestra sociedad, y tienes el tiempo necesario, conviértete en Serinoa Wolfort y prepárate a vivir una historia que no vas a olvidar mientras las neuronas te respeten.

Pintando el triángulo estratégico para concluir el trazado

Si hay algo que me ha gustado de Triangle Strategy más de lo mucho que me ha gustado el juego en general, ha sido la resonancia magnética que hace de nuestra sociedad. El poder es el centro y el objetivo y vale cualquier cosa para obtenerlo. Y si para ello es necesario quitar una nación del medio, se quita, y me pongo yo. Acompañar a Serinoa desde que fue a buscar a Frederica en su desembarco en la casa Wolfort hasta el final del juego, sea cuál sea el que veas, es una narración de lo que sucede en este mundo enfermo en manos de unos pocos que se hacen llamar políticos.

Un videojuego que también podría ser una visual novel consigue contarnos un presente mediante una historia con personajes y lugares ficticios. Y es su historia lo que puede encumbrarlo en los altares de la eternidad o condenarlo al descenso más oscuro. Una historia que nos cuenta la ausencia de honradez y las ansias que corrompe a la gente de hoy. Creo que por ese motivo, Serinoa Wolfort será un personaje que pase a la historia de los que le gustan este tipo de juegos como un pèrsonaje de los más queridos. A lo largo de toda la historia sus convinciones nunca flaquean y es el único personaje que siempre se mantiene firme.

Cada personaje de Triangle Strategy actúa por su interés propio. Frederica antepone el bien de su raza, los Rosé, al bien general. Roland, el príncipe heredero de Glaucoburgo antepone hundir al reino de Fraguahelada por el mal que hicieron en su reino. Benedict antepone el bienestra de los territorios Wolfort a una paz entre las naciones… Y Serinoa tiene que bregar con estas diferencias, usando argumentos que buscan un punto intermedio. Incluso en las pesquisas anteriores a la votación de la Balanza, intentando convencer a cualquiera de que cambie su opinión, se aprecia su deseo de causar el menor daño posible.

Glaucoburgo, Fraguahelada y Dunálgida son los tres lados de un triángulo estratégico en el que descansa Triangle Strategy y la base de unos dirigentes que se parecen demasiado a los que tenemos en la vida real y eso es muy peligroso. Podría revelar algunas anécdotas pero me gustaría que si le das una oportunidad a Triangle Strategy lo aprecies por ti mismo- Una guerra se ha desatado simplemente por quedarse con todo y dejar a los demás sin nada. Seguro que esta frase te suena mucho.

Triangle Strategy pone a Serinoa Wolfort como la pieza que puede cambiar las cosas. Las convinciones de su casa siempre se mantienen firmes a pesar de los giros que da la historia y que dejaría a cualquiera de nosotros nadando en un mar de dudas. Triangle Strategy hace hincapié en la estrategia como forma de alcanzar la vicrtoria cuando los acuerdos no son posibles.

Puedo concluir diciendo que Triangle Strategy es un título que me ha dejado huella. Y lo ha hecho con todas sus virtudes y defectos escasos que he encontrado la manera de minimizar moviéndome por todo el escanario y burlando la cámara vaga que nos acompaña en las fases de exploración, que, ya os lo digo, son pocas. Sus gráficos pixelados me han recordado a los tiempos de los 16 bits y uno ya tiene la edad necesaria como para que esa época sea su preferida. Sus melodías acompañan perfectamente y transmiten todas las emociones que ofrece este videojuego.

Y concluyendo en su jugabilidad y su historia. Un sistema de combates profundo que ofrece muchas posibilidades y permite dar rienda suelta a la imaginación ideando estrategias y modos de combatir, un elenco de personajes amplio que permite esa variedad de estrategias y el carisma de todos, tan cercanos que resulta muy sencillo saber qué es lo que están pensando y sintiendo.

Por último resaltar el punto fuerte y a la vez el débil de Triangle Strategy. Su historia y la manera de contarla. Si algo malo tiene Triangle Strategy es que tengas prisa a la hora de jugar y no dispongas del tiempo necesario para disfrutarlo. Si algo bueno tiene Triangle Strategy, que tiene muchas cosas buenas, es que abarca varias formas de entretenimiento contándote una historia que podrías ver en una película, leer en un libro o escuchar en un canal de audio. Y que tan divertido resulta.

Triangle Strategy me ha hecho preguntarme hasta qué punto es necesaria la potencia de los hardwares de hoy si uniendo varios pixeles, poniendo unas melodías adecuadas y ofreciéndote un cosmos de posibilidades jugables para estar entretenidos —y enganchados de mala manera— a un título que una vez dibuja su triángulo estratégico, estás completamente perdido. Ojalá te gusten las historias, y si es así, entra en Triangle Strategy. Si lo haces, nos vemos en unos meses.

2 comentarios en “Análisis: Triangle Strategy”

  1. No sé por qué, he escrito un comentario y no se ha publicado XD.

    Te decía que me encanta la premisa de trama política con intereses por los recursos naturales de una zona y el consiguiente conflicto bélico inevitable por nuestra propia naturaleza.

    En cuanto al sistema artístico, es una gozada lo que están haciendo gracias al boom de este tipo de juegos (como el ejemplo que pones de Octopath Traveller).

    El sistema de juego, tal como lo describes, me recuerda a Fire Emblem pero con algunas secciones de exploración… me encanta!

    Me siento identificado con lo que comentas, cuando un título huele remotamente a estilo 16bits gana un plus de interés.

    Muy guapo el análisis!

  2. No sé por qué, he escrito un comentario y no se ha publicado XD.

    Te decía que me encanta la premisa de trama política con intereses por los recursos naturales de una zona y el consiguiente conflicto bélico inevitable por nuestra propia naturaleza.

    En cuanto al sistema artístico, es una gozada lo que están haciendo gracias al boom de este tipo de juegos (como el ejemplo que pones de Octopath Traveller).

    El sistema de juego, tal como lo describes, me recuerda a Fire Emblem pero con algunas secciones de exploración… me encanta!

    Me siento identificado con lo que comentas, cuando un título huele remotamente a estilo 16bits gana un plus de interés.

    Muy guapo el análisis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *