Demuestra que eres un ser humano


Bienvenidos de nuevo amigos de ErreKGamer a un nuevo artículo de hardware. Si en otras ocasiones hemos visto cómo puede influir algún componente de nuestro equipo en el rendimiento, ya sea con las temperaturas o la configuración del mismo, ahora os presentamos cómo podemos probar el rendimiento de nuestro propio equipo gracias a los benchmark. Recordad que en este otro artículo os explicamos cómo ver en tiempo real la información de nuestro rendimiento. Por otra parte, agradecer a los chicos de Jaleo PR por cedernos una copia de Mount & Blade II: Bannerlord con la herramienta del benchmark recién añadida y que nos ha servido de inspiración para crear este artículo.

¿Qué es un benchmark?

Vamos a empezar explicando qué es, ya que si no conocéis el término ni la herramienta puede sonaros un poco a chino. Un benchmark a groso modo es una herramienta o aplicación que pondrá al límite de sus capacidades a nuestro ordenador en un entorno controlado y con unos parámetros concretos. Con esto lo que pretendemos es buscar el pico máximo en cada una de las posibles opciones de estrés que puede llegar a estar sometido nuestro ordenador. Hemos de aclarar que estos benchmarks son orientativos, ya que cada juego puede estar mejor o peor optimizado o rendir mejor en una marca u otra, dependiendo de si está más optimizado para AMD, Nvidia u Intel.

Para poder “medir” el rendimiento puro de nuestro ordenador tendremos dos herramientas externas, una para la GPU y otra para la CPU, aunque también hay una herramienta para cada componente, estos dos son los más demandados. La marca no es relevante, sino la potencia que llegan a dar y les asignarán una puntuación que los coloca en una escala.

Mount & Blade II: Bannerlord

Con la recién añadida función, se puede observar el grado de exigencia de los juegos de estrategia con batallas en tiempo real sobre nuestros equipos, aunque a simple vista y a comparación de otros juegos con unos gráficos deslumbrantes, no sean de lo mas llamativo a nivel visual. La cantidad de unidades, movimientos, y partículas en general hacen de estos juegos de los más exigentes en todos los sentidos.

Borderlands 3

Con ese toque personal que parece más dibujos animados, no hay que dejarse engañar y sus partículas, efectos de armas, explosiones, y un largo etc. harán que nuestra grafica se exprima al máximo si queremos disfrutar de este título en configuraciones altas. A veces puede engañarnos el realismos siendo la carga de npcs, partículas y datos lo que más consuma de nuestro equipo. Este juego dispone de un benchmark idóneo para salir de dudas en estos juegos “engañosos”.

benchmark

Shadow of Tomb Raider

Siendo una de las sagas de culto de los 90, la ultima trilogía reinventada de Lara croft, Tomb Raider, pretende ser una de las más realistas y podremos perdernos en sus paisajes y detalles. Su antecesor, Rise of Tomb Raider, fue un juego que utilizaba su herramienta del benchmark para poder hacer test de ordenadores orientados al gaming, y con el lanzamiento de Shadow of Tomb Raider lo desplazó dejando paso a nuevas opciones y tecnologías graficas a la par que mantiene la línea de realismo en sus gráficos. Es un juego que gracias a su herramienta podemos observar diferentes apartados técnicos y diferentes configuraciones graficas en las que exprimir nuestros equipos.

benchmark

Far cry 5

Con una mezcla de gráficos realistas y su mundo abierto enorme, hacen que la distancia de campo en un juego así sea de vital importancia, si además le añadimos los disparos e implosiones que suceden a lo largo de nuestro recorrido como los humos, siendo estos últimos de las cosas mas exigente a reproducir, tenemos delante un juego con un potente benchmark para conocer el rendimiento de nuestro equipo.

benchmark

Rendimiento

Tras las pruebas realizadas en mi equipo podemos observar como cada juego es más o menos exigente aportándonos datos significativos en función de la clase de juego que vayamos a jugar. El equipo donde se realizaron las pruebas es el siguiente:

  • CPU: Intel I7 9700K 4.8Ghz
  • GPU: MSI RTX 2080TI Gaming trio
  • PLACA BASE: Asus Prime Z390-A
  • RAM: G.Skill Tridentz Rgb DDR4 3200MHz 2x8GB
  • FUENTE: EVGA Supernova G3 750W Gold plus
  • REFRIGERACIÓN: Corsair H150i Pro RGB
  • ALMACENAMIENTO:
    – Samsung M.2 Evo 256gb x2
    – Crucial MX 500 SSD 500GB
  • CAJA: Cooler Master H500P Mesh White

Conclusiones

Los benchmark pueden ser muy útiles tanto para ser conocedores de hasta donde podemos llegar con nuestro ordenador, donde esta ese punto dulce de rendimiento estable con la mejor configuración grafica como también para saber qué piezas comprar según lo que busquemos. Pero es un arma de doble filo, ya que algunas personas lo utilizan de manera ofensiva contra las marcas rivales o contra las personas que no pueden permitirse los ordenadores más top.

En general los benchmarks son de gran ayuda, y que juegos como Mount&Blade II: Bannerlord lo incluyan después de su lanzamiento es una gran noticia, aunque muchos desarrolladores deberían seguir su paso si de lanzamiento no lo incluyen.