Análisis: Moonlighter

Después de Narita Boy, nos mantenemos en la industria del videojuego español con Moonlighter. El género rogue-lite ha avanzado bastante estos últimos años y han creado verdaderas joyas que sin duda ofrecen muy buenas experiencias, Moonlighter es un claro ejemplo de ello. Fue lanzado en 2018 y, después de tres años, continúa animando a que nos adentremos en su mundo. Con un sistema ARPG en perspectiva top-down con elementos de rogué-lite y de gestión, este videojuego independiente creado por Digital Sun y editado por 11 Bit Studios, tiene una mezcla de gestión tipo Harvest Moon con los clásicos roguelike The Binding Of Isaac, con influencia zeldera y hasta algo de Dark Souls.

Desde la infancia, nuestro protagonista Will ha estado fascinado por las historias de un misterioso sitio de excavación muy cerca de su hogar. Allí se descubrieron unas puertas que daban acceso a dimensiones distantes y peligrosas, de hecho, solo algunos héroes valientes habían probado suerte allí, pero muy pocos habían regresado con vida. Con su apariencia de héroe, Will tiene el sueño de revelar el secreto que esconde tras esas puertas, por lo que se infiltrará en secreto en las mazmorras de noche para robar algunos artículos valiosos y más tarde venderlo en su tienda, porque al fin y al cabo es un comerciante aventurero.


Moonlighter

Como en la vida misma, no podemos dejar nuestro trabajo de lado por mucho que queramos ser un héroe, y es que hay que ser realistas, el pan hay que ganárselo cada día y ser héroe no es lo más importante. En Moonlighter tendremos un ciclo de día y de noche, algo que tendremos que tener en cuenta cuando queramos vender, ya que solo se podrá de día, o tener un saqueo productivo dentro de una mazmorra, ya que por las noches es más recomendable. La dificultad del juego se puede modificar entre normal, difícil o muy difícil, pero eso sí, de todos los modos es implacable y se presenta con una buena combinación de mecánicas, además de movimientos precisos como son el ataque y la esquiva de golpes.



Os presento en primer lugar las mazmorras. En un principio Will tomará una espada y un escudo simple, muy parecido a aquel Link en A Link to the Past, pero con el detalle de que cada vez que entremos a una mazmorra, estas se generarán aleatoriamente y su diseño cambia por completo. Dentro de estas tendremos diferentes puertas que, al entrar, según que enemigos, puede que se cierren y no nos dejen salir, pero sea lo que sea, lo importante es acabar con cada uno de ellos. Nuestro principal objetivo es encontrar objetos valiosos para luego venderlos, pero por supuesto, también querremos matar el jefe final y desbloquear la siguiente mazmorra. Que, por cierto, habrá una terma de curación en cada piso que generalmente conduce al jefe y de ahí a la siguiente planta, cada mazmorra tiene tres pisos y cada piso tiene un monstruo difícil.



Eliminar enemigos y saquear puede estar divertido, pero nuestro inventario es limitado y en más de una ocasión se hará en falta algún hueco extra, pero tranquilo, Digital Sun ha sabido estar pendiente para solventar estos problemas. Aunque todavía no haya explicado la tienda, cuando ya llevemos un rato jugando sabremos el valor de cada objeto, por lo tanto, nos guiaremos a la hora de recoger algunos o dejarlos dónde lo hayamos encontrado. Conforme avancemos se desbloquearán también dos elementos que estarán dentro de nuestro inventario: el espejo y el catalizador. El espejo nos permitirá vender determinados objetos dentro de la mazmorra por un coste pequeño, pero que nos ayudará a tener algún hueco vacío. En cambio, por oro el catalizador nos permitirá teletransportarnos a un lugar seguro, pero el portal permanece abierto tras usarlo, esto significa que se podrá volver al sitio de dónde partimos, pero una vez usado, este se eliminará.



Ahora bien, la segunda parte del juego comienza cuando regresamos a nuestra tienda de una noche llena de aventura y saqueo en las mazmorras. Como dueño y distribuidores de nuestra tienda, podremos vender todos los objetos que hayamos encontrado en las mazmorras y ponerles el precio con total libertad, aunque al principio esta tarea puede costar bastante. Con el tiempo sabremos cuál es su precio concreto gracias a la oferta y la demanda de todos nuestros clientes, y es que todos ellos nos dan señales claras sobre nuestra política de precios: emoticono de llanto, del dólar, triste o alegre. ¿Qué te tienes que aprender todos estos precios de memoria? Para nada, Will anotará esta información en su diario para que podamos buscarlo en cualquier momento y estimar mejor los precios para el día siguiente.



Con todas las ganancias generadas podremos hacer diferentes inversiones y contribuir en ayudar para ampliar el pueblo. Por ejemplo, tendremos la ocasión de invertir en un herrero o en una alquimista, ambos imprescindibles para nuestras aventuras nocturnas. El herrero aparecerá en la forja y nos ayudará a crearnos nuevas armas y armaduras con los materiales apropiados, por otro lado, la alquimista también nos hará pociones o encantamientos mezclando diferentes elementos. Y no olvidarnos de seguir ampliando nuestra tienda para asignarle mayor espacio de venta y más espacio de almacenamiento. Puede parecer sencillo, pero todo esto conllevará unas cuantas horas en nuestros viajes a las mazmorras, las cuales se convertirán cada vez en más difíciles.



Sumado a todo el rastreo de mazmorras y a la tienda, que ambas funcionan en armonía, no se queda corto con su estilo visual y su banda sonora. Artísticamente tiene muchos detalles, especialmente las mazmorras, con aspecto de píxeles muy bien animado y vibrante, que sin duda resalta nada más verlo. La paleta de colores es perfecta y adecuada para cada zona, añadiendo unos personajes creados con pixel art y con personalidad, como también ha sido sus esquemas de colores apagados. Si realmente queremos disfrutar del juego, sube el volumen a su extraordinaria banda sonora y presta atención a los efectos de sonido porque no decepcionan. La melodía tendrá alteraciones dependiendo de dónde esté nuestro protagonista y se nota el esfuerzo y tiempo en cada pista.



En conclusión, a pesar de que Moonlighter no es nuevo, se siente como una experiencia totalmente única. Desprende tanta diversión con una jugabilidad muy completa que anima a jugarlo hasta el final y no llega a ser tan repetitivo como otros roguelikes. Las mazmorras en ocasiones se perciben desafiantes, pero a la vez gratificantes, y eso junto con una tienda llena de clientes con intenciones de comprar, es algo bastante divertido. El juego conecta sorprendentemente cuando todo depende de nuestra habilidad saqueando y vendiendo, además de introducir diversos objetos a lo largo de la historia y no darnos todo desde el principio como es con el herrero. Si a todo esto le sumas su estilo visual y su banda sonora, Moonlighter te cautivará sin dudarlo.

Hemos realizado este análisis en PC con un código proporcionado por 11 Bit Studios.

VALORACIÓN FINAL

Moonlighter es un rastreador de mazmorras altamente motivador con excelentes gráficos de píxeles y una gran banda sonora. La combinación de botín y administración de la tienda es persuasiva, gratificante y divertida, además ofrece muchas horas de entretenimiento con una gran cualidad, no es repetitivo.

8.5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *