Análisis: Destroy All Humans!

Estos últimos años, los juegos antiguos están obteniendo nuevos remakes, como han sido el Final Fantasy VII y el Shadow of the Colossus, juegos que han conseguido rehacerse de manera bastante exitosa. En esta ocasión Destroy All Humans! ha sufrido una mejora de su versión a pesar de no ser una franquicia bastante sorprendente en su día. El mayor problema con este remake es el hecho de que realmente hay una diferencia poco notable con respecto al original, aunque si se muestra como una versión modernizada de un juego que nunca fue realmente tan especial, y que en quince años ha obtenido dos remasterizaciones en HD diferentes para la misma consola. Pero ahora, ya por fin, han conseguido que sea la manera definitiva de jugarlo.



¿Nuestro destino? ¡El planeta Tierra! Es hora de advertir a la tierra para una invasión original de los furones, unos clones casi idénticos, y de poder conseguir unos patrones de ADN de clonación que comienzan a degradarse con el paso del tiempo y los extraterrestres necesitan obtener un lote nuevo para mantener esta operación en funcionamiento. Solo si nuestros protagonistas, los alienígenas, quieren mantener su inmortalidad deberán de obtener todo tipo de información, es por ello que enviaron a un compañero llamado Crypto-136, el cual fue capturado y se perdió el contacto con él. Ahora, el siguiente clon en línea seremos nosotros, Crypto-137, e intentaremos cosechar la mayor cantidad de cerebros humanos y continuar con nuestra invasión alienígena.


Jugabilidad

Destroy All Humans! se presenta como un videojuego de aventura y acción, mayoritariamente como un shooter en tercera persona y con un enfoque de mundo semiabierto. La historia tiene un diseño establecido con un total de 23 misiones, seis áreas y con un enfoque de niveles/desafíos que se irán desbloqueando. De esta manera, nos ayuda a disfrutar de las misiones desde otro punto de vista y nos dan más opciones de jugabilidad con un sinfín de referencias hacia esa ciencia-ficción de los años 50.



Este videojuego consta de un menú principal dentro de nuestra base en la que estará compuesto por tres opciones: las misiones, el laboratorio Pox y los archivos. Dentro de las misiones nos mostrará un mapa donde iremos visualizando esas seis áreas que comentaba en el párrafo anterior, además de aparecer cuando están disponibles los posibles desafíos a realizar y llevar un control de las misiones opcionales realizadas y los coleccionables conseguidos. En el laboratorio Pox tendremos la posibilidad de mejorar nuestro equipo, tanto el de nuestra arma como el de nuestra nave, además también de nuestra defensa, pero ¿Cómo lo haremos? Será gracias a unos puntos de experiencia que iremos consiguiendo o bien logrando alcanzar algunos coleccionables o completando misiones y/o desafíos nuevos.



Por último, en la parte de archivos, nos mostrarán varios apartados como es la “holopoxcubierta” para repetir misiones y realizar otras misiones opcionales, algo parecido a la primera opción de este menú; el “manual furion” donde nos muestra todos los tutoriales del videojuego; el “Furonigami” que es un conjunto de información, fuentes y ubicaciones actualizadas de invasiones anteriores y donde se verá imágenes del juego original; y también tenemos la opción de cambiar de aspecto, si nuestro pequeño alienígena nos gusta más o menos, pasarnos ciertas misiones opcionales nos darán nuevas apariencias para dejarlo más mono.


Combates

Nuestro personaje Crypto-137 no es bienvenido a la Tierra y su aparición como alienígena otorgará grandes preocupaciones a todo transeúnte y una gran rivalidad con las fuerzas de seguridad que se crucen en nuestro camino. Nuestros combates serán claramente continuos y pese a que tendremos muchas habilidades que podrán impedirlos, coger nuestra arma y disparar no será algo a lo que le hagamos feos. Antes de adentrarnos muy a fondo en los combates, haremos mención a nuestro escudo de defensa y que nos ayudará a protegernos del daño. Cuando recibamos un impacto o toquemos el agua, perderemos energía en el escudo, además, algunos impactos harán más daño que otros. Cuando la barra del escudo se vuelva roja es porque nos hemos quedado sin energía y cualquier impacto podrá ser letal.



Nuestros combates a pie se desarrollan como un juego de disparos en tercera persona de manera bastante directa y con un conjunto de armas algo extravagantes que estarán completadas con una serie de habilidades, de la cual tendremos que tener cuidado para no quedarnos sin munición, ya que en ocasiones es algo tedioso encontrarlas. También tendremos la opción de poder disparar mientras volamos o absorber cerebros mientras estamos en movimiento, son algunas de las novedades que han introducido en este remake. De todas formas, también tendremos otra serie de habilidades como la de controlar la mente de los humanos para ponerles a nuestro favor, otra habilidad para poder distraerles o el escáner cerebral para conseguir curarnos.



 También tenemos una habilidad que será bastante importante dentro de nuestra jugabilidad, es la conocida “Holobob”. Gracias a ella podremos adoptar y transformarnos con un disfraz holográfico de un humano, mientras que el humano quedará congelado e invisible. El Holobob es una habilidad duradera siempre y cuando la vayamos recargando con regularidad, eso sí, no podremos usar habilidades mentales potentes, ni armas u otras acciones defensivas porque lo interrumpiremos. Este podrá sufrir amenazadas por culpa de los agentes Mejestic, ya que usan una tecnología inhibidora que deteriora rápidamente nuestros disfraces. Otra característica de esta habilidad es el poder acceder a ciertas áreas restringidas cuando usemos un disfraz adecuado con los humanos que estén autorizados.



Estos combates se pueden evitar según los niveles de alerta, estos niveles se muestra en la parte inferior izquierda con un icono de un ojo y así sabremos si un humano nos está mirando o no. El icono del ojo se ilumina cuando los humanos ven un extraterrestre o actividad alienígena, cuando esté en rojo impedirá que aumente el nivel de alerta neutralizando a los testigos humanos. El indicador se puede volver amarillo si escapan testigos, lo que activará el nivel o los niveles de alerta correspondientes: el primer nivel solo aumenta la preocupación de los humanos, pero los niveles superiores son más peligrosos.



Otro aspecto claro del Destroy All Humans! es su dificultad y su monotonía, en ocasiones habrá picos de dificultad sin sentido y que posteriormente nos mostrará niveles más fáciles. Aun así, hay un aumento de dificultad que surge de la nada con las peleas difíciles de los jefes, sin embargo nunca nos prepara para este tipo de peleas. El nivel de dificultad del juego se siente comparable al original en cuanto a la resistencia de nuestro protagonista, su agresividad y también de la del enemigo, pero mejorar nuestras armas y habilidad facilitará la eliminación de los enemigos, además de aumentar el nivel de caos y destrucción en pantalla. Con respecto a la monotonía, a partir de la misión 14-15 nuestros objetivos serán muy similares y la destrucción o la finalización de este serán muy parecidas, provocando que consideremos el videojuego algo repetitivo.


Gráficos y Sonido

El estilo gráfico es una de las peculiaridades de este videojuego y lo que más se ha observado y tenido en cuenta con respecto al videojuego original. Los gráficos se parecen a las versiones HD de los modelos de personajes de la PlayStation 2 / Xbox, pero se han limpiado y cuidado para que parezcan transitables en monitores HD, han mejorado bastante con respecto a ese videojuego que vimos en el año 2005. Han aplicado mejoras bastante buenas con respecto al uso de habilidades y las animaciones, que hacen que sean muy agradables, o por ejemplo los gráficos de escena que se han mejorado mediante el uso de captura de movimiento. No obstante, han carecido de brillo y han intentado lograr un juego atractivo, que solo lo es su protagonista, porque los humanos que nos rodean o ciertos lugares no son nada destacables. No hay que olvidar que este videojuego se ha desarrollado para PS4 y su versión de PC es un port bastante logrado aun teniendo carencias de optimización, consiguiendo unas buenas tasas de FPS a costa de grandes temperaturas de la GPU.



A nivel sonoro y de efectos no es muy destacable, con diálogos en un inglés perfecto y subtitulado al castellano. Eso sí, el humor es algo que THQ ha querido conservar de este clásico videojuego, con un humor loco, haciendo referencia a películas y a ese patriotismo yankee, pero siempre con un tono cómico.

Conclusión

En conclusión, el remake de Destroy All Humans! se ha quedado algo cojo a la hora de ofrecernos un nuevo videojuego, ya que han mejorado solo ciertas cosas y han dejado otras que podrían haber llegado a pulir mucho más, como son los gráficos o la jugabilidad, por lo que no llega a conseguir los propósitos de un gran remake, pero para aquellos que hayan jugado al original si les traerán bastante nostalgia. Otro de los fallos que he observado son los múltiples bugs graves que he sufrido y que ha afectado a mi experiencia: coches que desaparecen de la nada, personajes que aparecen de golpe o caminan hacia atrás, estoy en una misión fallida y no es capaz de sacarme de la partida, me destruyen la nave espacial y me quedo en el aire, no me aparece el objetivo de la misión…etc. No obstante, la parte de las animaciones, el humor y cómo nos ponemos en la piel de un pequeño y adorable alienígena ayuda para continuar y pasarte la historia, que por cierto dura alrededor de unas 7 horas lo que le convierte en un videojuego que entretiene y divierte bastante y no se hace para nada pesado, aunque es cierto que no ha envejecido tan bien. Aun así, ya sabes, rememora la historia de Crypto-137 y disfruta de este pequeño remake en tu cuenta de Steam.

VALORACIÓN FINAL

Con este remake vuelve a disfrutar de Destroy All Humans! un juego de destrucción masiva sin sentido que te hará disfrutar y entretener bastante, adquiriendo una remodelación en todos los sentidos.

7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *