Análisis: SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom – Rehydrated

spongebob

¿Quién vive en una piña debajo del mar?  ¡Bob Esponja! Y ahora más que nunca podemos revivir su aventura y adentrarnos en el fondo del mar gracias a la remasterización que nos trae THQ de SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom. En aquél año 2003 este videojuego salía para las clásicas consolas PS2, Xbox, Game Boy Advance y Nintendo GameCube, pero ya han sido más de 15 años donde la tecnología ha marcado un antes y un después, así que ya era hora de actualizarlo. En su día este juego pasó algo desapercibido como referente dentro de su categoría y es que este género de plataforma estaba llena de títulos como los clásicos DonkeyKong, Super Mario, Rayman, entre otros.  Esta vez no han querido manipular casi nada del videojuego original, mostrando cambios relativamente pequeños, manteniendo una misma historia y jugabilidad, pero incluyendo un apartado gráfico de lo más bonito.



El videojuego gira en torno a una gran invasión de unos robots en Fondo de Bikini, la ciudad natal de Bob Esponja. Estos robots fueron creados por el conocido e inquietante Plancton, un genio maligno, que no todo le sale como él quiere exactamente, y ahora ha construido una nueva máquina llamada “Duplicator 3000”, con la que pretende crear un ejército lleno de robots y así poder dominar el mundo. Una vez que la crea se da cuenta que el interruptor se ha cambiado por “desobedecer” y los robots rápidamente le echan de su laboratorio y comienzan hacer lo que quieren. En este momento Bob Esponja se encuentra a Plancton, y nuestro villano comenzará a contar una serie de mentiras, alegando que los robots se presentaron de la nada y lo echaron, de esta manera Bob Esponja siendo engañado se embarcará en una peligrosa búsqueda para deshacerse de todos los robots y traer la paz al fondo marino.



Para quienes hayan probado este videojuego en el año 2003, no podrán buscar una jugabilidad diferente en este más allá de lo que mostraron en su día. Podremos manejar a tres personajes principales: Bob Esponja, Patricio y Arenita. Ellos tres nos acompañarán en nuestra aventura, pero no en todo momento, debido a que el principal personaje es Bob Esponja y en algunas ocasiones podremos tener la opción de cambiar entre ellos, siempre y cuando el mapa nos lo permita y a través de una estructura similar al de una parada de autobús.



Los controles son muy básicos, sencillos y sobretodo acorde con la personalidad de cada uno de los personajes, por ejemplo, con Bob Esponja podremos tirar pompas de jabón, con Patricio recoger objetos y tirarlos o dar barrigazos y con Arenita podremos usar su cuerda con su personalidad a lo texana. No es algo muy destacable, son normales y que cuando llevas ya varios combates salen demasiado fluidos y controlamos muy bien a los personajes.



El mapeado es otra de las características de este videojuego junto con los objetos coleccionables. Nuestra exploración va a ser constante en el fondo marino, pudiendo visitar un total de 13 lugares llenos de personalidad, con multitud de detalles que podremos disfrutar y con pequeños desafíos que podrán convertirse en dolores de cabeza, pero la mayor parte del juego se convierte en un paseo. Junto a todo ello tendremos que conseguir determinados objetos para avanzar y desbloquear ciertos lugares, estos objetos son muy valiosos y podemos intercambiarlos para ayudar a nuestros protagonistas en su aventura. Estos son los objetos brillantes, que pueden ser de diferentes colores según su dificultad de encontrarlos, también las espátulas doradas necesarias para descubrir el origen de la amenaza robot y poder erradicarla, y por último, como objeto secundario tenemos los calcetines de Patricio, 10 equivalen a una espátula dorada. En general todos estos objetos serán útiles y su funcionalidad será clara.



Por otro lado, es curioso las opciones que nos ofrece dentro de su jugabilidad para poder teletransportarnos. Eso es o bien desde el menú del mapa indicando un mapa concreto o una zona específica si hemos conseguido la espátula de oro, o también con unas cajas de cartón dentro de nuestra partida siempre que las hayamos desbloqueado y que nos permitirá movernos de un lugar a otro con mayor rapidez.



Los puzles y los minijuegos, o también podemos llamarlos desafíos, consiguen que el videojuego no sea del todo monótono, pero terminan convirtiéndose en algo demasiado tedioso, con multitud de repeticiones y con un sinfín de intentos que a veces pueden llegar a desquiciarnos. Es por tanto que el videojuego, pese a mostrar una variedad dentro de su contenido, su público aunque no deja de ser infantil, en algunas ocasiones está orientado a otro público diferente si lo que realmente queremos es el 100%.



¿Y los combates? Estos son sin duda bastante sencillos y la curva de dificultad no se aprecia apenas, probablemente por ese público infantil que hablábamos anteriormente, pero el hecho de que nuestros enemigos sean solamente robots, salvo alguna medusa que se ponga en nuestro camino, y haya de estos alguna variedad, hace que sea más dinámico. Esta variedad se supone que es para probar y llevar a cabo habilidades nuevas de Bob Esponja, por lo tanto el resto de personajes no cambiará nada. También tendremos jefes finales, añadiendo también contenido eliminado del videojuego original, estos jefes no tendrán mucha dificultad, su vida estará resumida en unas barras que en cuanto cogemos la mecánica y lo hacemos un par de veces, ya nos haremos con ellos y los eliminaremos rápidamente.



 Una de las novedades que ha introducido esta remasterización es el modo multijugador, en esta modalidad podremos combatir con algunas hordas de enemigos divididas por diferentes rondas y que iremos avanzando por un mapa que poco a poco se irá desbloqueando, algo que termina siendo demasiado repetitivo. Este modo se disfrutará en pantalla compartida, pudiendo escoger entre siete personajes diferentes, y no solo los tres principales, también se incluyen Plancton o el Sr. Cangrejo, entre otros. Es una manera de compartir el videojuego con alguien, aunque entretiene los veinte primeros minutos, no es muy complejo, pero ayuda a poder disfrutarlo desde otro punto de vista. Añadir a esto, la opción de Remote Play Together, que te permite invitar a amigos en Steam que no tienen el videojuego, una opción que animo a utilizar siempre que esté activada.



 Sin duda, otra de las novedades también introducidas es el apartado gráfico y su acabo visual, ofreciéndonos unas animaciones y un apartado 3D muy bueno. SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom presenta un fondo marino lleno de colores, de efectos, con muchos detalles y gran contenido que llenan de vida todo el decorado artístico que nos muestran. Las animaciones que realizan nuestros personajes cuando están inactivos, son cada vez más graciosas e imitan algunos memes populares, además un aspecto que aprecio es la capacidad de hacer bromas sin sumergirnos en un humor grosero. El equipo de arte de Purple Lamp Studios ha hecho un trabajo impresionante con las texturas de los personajes, como el cuerpo esponjoso de Bob Esponja, y otras texturas no tan acertadas como el pelaje tan bien definido de Arenita, pero que en definitiva hay una clara diferencia con su videojuego original del año 2003. 

En el siguiente vídeo os dejamos una muestra de ello:


 Sin duda su apartado sonoro también es destacable, ¿Quién no conoce la canción tan popular de Bob Esponja? Raro es que nos pregunten y no sepamos decir al menos el estribillo, y es que su canción principal, que será la del menú principal, es demasiado característica de esta franquicia. Mientras que durante nuestra partida tendremos constantemente melodía de ambiente que acabará siendo muy repetitiva y que terminará por cansarnos esos cuatro acordes que no paran de repetirse. Otra característica son los sonidos de movimiento o de cuando optamos por usar una habilidad u otra, algo que sin duda suele ayudar bastante en nuestra experiencia dentro del juego. Y por último, mencionar el doblaje, a lo largo de nuestra aventura nuestros personajes no parará de repetir frases graciosas y en los diálogos muestran un doblaje original a la serie, algo que se agradece y que transmite cierta nostalgia.

Como conclusión, SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom – Rehydrated ha creado muchas expectativas, pero considero que se ha quedado en muchos aspectos bastante cojo, y en algunas ocasiones ha ofrecido una experiencia muy frustrante con su jugabilidad y su diversos fallos y bugs que nos podemos llegar a encontrar. Han pasado 17 años del videojuego original y no han sabido pulirlo del todo para convertirlo en el esperado videojuego del año que muchos deseaban. Desde mi punto de vista es un videojuego de plataforma más y que no llega a la altura de otras remasterizaciones como Spyro o Crash Bandicoot, pero si dejamos de lado estos detalles y nos centramos en el carisma de su protagonista y en todos los personajes de Fondo de Bikini, nos encontramos una historia que logra llenarnos, una diversión que a la larga se consigue y un videojuego con unos gráficos estupendos. En definitiva, los fanáticos de los juegos de plataformas seguramente disfrutarán de su tiempo en SpongeBob SquarePants, pero los fanáticos de la franquicia lo devorarán. Este videojuego presenta mucha acción y humor para llevar a través de la campaña en aproximadamente 15 horas, con acertijos, puzles y desafíos, más de lo que se le puede pedir a un sólido juego de plataformas.


VALORACIÓN FINAL

Revivimos Spongebob un juego de plataforma, con unos gráficos espectaculares, una jugabilidad algo monótona, pero con una aventura que querrás experimentar.

7.5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *