Análisis: Superliminal

La percepción es la realidad y nuestro subconsciente es el causante de que mucho de nuestros sueños no tengan sentido alguno, pero mejor siéntate e intenta experimentar esta forma de pensar desde Superliminal, el primer trabajo de la desarrolladora independiente Pillow Castle. ¿Eres propenso a no darle importancia a dilemas enormes? ¿A quedarte sólo con lo negativo? ¿A vivir cargado de problemas? Pues en este videojuego estarás dentro de tu mente, dónde recuerdas haber visto brevemente el anuncio del programa del doctor Pierce sobre su terapia del sueño, Somnasculpt, la cual pretenderá darte una respuesta a todas las preguntas anteriores. Cuando abramos los ojos, estaremos sumergidos en un laberinto de ideas y objetos, dónde comenzará el verdadero experimento y dónde tendremos que completar diversos desafíos.


Superliminal

En Superliminal estaremos ante un juego de rompecabezas en primera persona y dónde pretenderá darle un vuelco de 180 grados a nuestra forma de pensar desde todos los puntos de vista. La idea que establecieron para crear este tipo de juego, tenía buena trama, además de que es algo innovador, ya que jugar con las perspectivas puede que no sea del todo fácil, pero resolver puzles imposibles y usar la ambigüedad de la profundidad puede que no sea del todo entretenido cuando se hace bastante repetitivo. Sin embargo, las cosas van más rápido de lo que crees: si das un giro equivocado, caerás más profundamente en un estado de sueño, y cuanto más profundo te encuentras, más se alejará tu entorno de una realidad reconocible.

En este videojuego lleno de puzles podremos recorrer hasta nueve capítulos que se irán desbloqueando conforme finalicemos el anterior, y cada uno de ellos estará ambientado con una temática y con unas ideas ligeramente diferentes, aunque algunos de ellos terminan increíblemente rápido. Esto puede provocar algo de desconcierto, ya que algunas ideas se sienten infrautilizadas y es difícil no desear que se lleven más allá con otras mecánicas, al menos para estirar un poco más el tiempo en cada una de ellas. La mecánica principal y más utilizada es simple, agarra objetos y luego colocarlos de tal manera que puedas manipular su tamaño y su forma, y encaje con la perspectiva que desees. Y es que el uso de estos cambios de perspectiva nos permitirá que los objetos parezcan más grandes, más pequeños, más cercanos o más alejados de lo que realmente podrían estar.



No obstante, tendremos que tener cuidado de qué manera cambiamos los objetos y como se convierten, porque si hacemos una puerta demasiado grande y entramos, ¿Qué seremos nosotros?, pues muy minúsculos y se hará notar en cuanto andemos y vayamos a velocidad de hormiga. Como comentaba anteriormente, trae mecánicas muy repetitivas, al final terminan siendo satisfactorias porque pocas veces se sentirá como un desafío, sino más bien como unos puzles dónde el objeto está delante de nosotros y será fácil llegar a la solución. De hecho, algunos de los rompecabezas que encontremos dentro de Superliminal suelen implicar sostener objetos pequeños por encima de la cabeza para que se vean lejos y luego dejarlos caer varias veces a medida que va creciendo sucesivamente.



Nuestro personaje o aquello que manejamos no sabremos cómo es, en los espejos no se refleja nada, no tenemos brazos ni tampoco piernas, ni tendremos una sombra que nos persiga. Simplemente entraremos en un laberinto, resolveremos nuestros puzles, entraremos en un ascensor y acabará el nivel. En cada nivel comenzaremos en una habitación apagando una alarma y sabiendo que estamos en el mismo lugar, o no. Lo que sí sabemos es que al finalizar los nueve capítulos, el juego nos desbloqueará un nuevo modo llamado “el modo desafío”. En este modo se puntuará por nivel y parámetros como el tiempo que se tarde en terminar los capítulos. Y también se desbloqueará “los comentarios de los desarrolladores”, este último nos permitirá caminar por los laberínticos pasillos mientras habrá diálogos de los mismos contándonos secretos e historia detrás del desarrollo del juego.



El estilo artístico que presenta Superliminal, cambia según avanzamos en el juego, los entornos están totalmente idealizados a una temática concreta y sabrán introducirnos bastante bien en ella. Hay una en particular que está orientada al terror y que sin duda en su breve duración consiguen introducir ese suspense, misterio y nerviosismo al cuerpo. Los entornos son a veces muy fantásticos y se ven bien, pero también es cierto que hay muchos pasillos y almacenes industriales que aparentemente son bastante aburridos. Con respecto a la música, nos acompañará nada más iniciar el juego una melodía de jazz al piano bastante agradable, no olvidarnos que estamos en un experimento de sueño y que el objetivo es tranquilizarnos. Hay zonas dentro del juego dónde esa melodía se cortará para dar paso al silencio y el eco de un lugar vacío y grande.



En conclusión, acabé Superliminal en poco más de tres horas e incluso hay logros para acabarlo en menos de media hora, pero es un juego que a pesar de no pedir más durabilidad, considero que hay algunas secciones que se sienten vacías de contenido y que podrían haber sido más explotadas en jugabilidad. Las mecánicas finalmente se resumen en lo mismo, coger un objeto y cambiar su perspectiva para poder alcanzar una puerta. En definitiva, Superliminal intenta ser original y presentar diversas sorpresas dentro de la utilidad de la perspectiva y la sospecha de tu alrededor, y aunque en ocasiones lo consiga, no será de una manera desafiante. Aun así, su argumento y la capacidad de adentrarnos en un mundo abstracto, con un experimento que sea soñar y dónde la imaginación se hará cargo en todo momento, logra ser una experiencia única y a la vez entretenida. No dudes en soñar y ser partícipe de este experimento dónde la percepción es la realidad.



VALORACIÓN FINAL

Introdúcete en un mundo abstracto lleno de puzles y en dónde nuestra imaginación jugará con la perspectiva y la percepción de la realidad, además de comenzar un verdadero experimento.

7

2 pensamientos sobre “Análisis: Superliminal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *